¿Y tú de qué eres…?

Las redes sociales, son, a día de hoy, herramientas fundamentales en toda planificación de marketing, y aunque en principio causaban cierto recelo entre los empresarios más veteranos, aquellos que se ganaron su reputación trabajando y a los que el boca a boca les era suficiente para darse a conocer, lo cierto es que hoy, son pocos los que no se han adaptado a la tecnología 2.0.

La eficacia de la publicidad a través de las redes sociales, está sobradamente demostrada, ya que, aunque en principio fueron diseñadas para los más jóvenes, en la actualidad, todo el mundo utiliza las redes como fuente de información. Cuando nació Facebook nadie podía imaginar semejante éxito, y sobre todo su repercusión, que puso los cimientos, y abrió el camino, a otras redes sociales.

Las nuevas  generaciones, apenas ven la tele. Netflix y HBO, se han convertido en el símbolo de una nueva generación más libre, que no entiende de programaciones, de reposiciones, y mucho menos, de anuncios. L@s jóvenes de hoy, conocidos como millenials, han nacido con las nuevas tecnologías, y sus ídolos, son los youtubers e influencers, adolescentes que han conseguido, que las mejores marcas se rindan a sus pies. Han sabido, mejor que nadie, adelantarse y encontrar su sitio, en una sociedad que ofrece cada vez menos oportunidades laborales.

Pero las redes sociales no son solo cosa de jóvenes, y lo que tan solo hace unos pocos años era impensable, como que tu padre, tu profe o incluso el cura de tu pueblo, tuvieran una cuenta de Facebook, hoy es lo más normal del mundo. Todos pueden aprovechar el poder de la red, independientemente de su campo de acción. Si quieres llegar a un  público cada vez más amplio, has de ser activo en redes sociales.

Al principio, nos dice Manuel muy convencido, ni sabía lo que hacían mis nietos todo el día con el móvil, e incluso mi hija y mi yerno. Se han quedado tontos, Lore, le decía a mi esposa. Y aunque siempre me negué a abandonar mi viejo Motorola, que todavía funciona, mi hija se las ingenió para que no pudiera negarme a cambiarlo por uno de estos modernos de ahora, que me obliga a abrirme una cuenta de correo y todo eso. Los nenes me lo regalaron por navidad y claro, no podía negarme e incluso me convencieron para abrirme el Facebook ese y así poder jugar a la granja.

Mucho más que Facebook e Instagram

Querían marcar la diferencia, lanzaban un grito de modernidad a la generación de sus padres/madres, haciendo gala de su condición de hijos de la tecnología 2.D. Pero se equivocaron, lejos de amilanarse, l@s mayores se adaptaron, empezándose a unir en masa a la popular red social.

El Instagram, se convirtió de esta forma en la plataforma preferida de los más jóvenes, hij@s del imperio de la imagen, y los que mejor partido han sabido sacar a esta herramienta. No hay adolescente que no sepa como colocarse perfectamente, de manera totalmente natural, a la hora de posar delante de una cámara.

Pero Instagram, también les gustó a los papis y a las mamis, y a todo el mundo en general. Al ser humano, narcisista como es, le encantan las fotografías, que hoy, se apartan del ideal con el que nación este arte, y mostrar la realidad, no es de ninguna la intención de los amantes del selfie.

Así que, los jóvenes, en su afán por salirse de la norma, de marcas sus propias reglas y de gobernar, en un mundo todavía no invadido por los mayores, crean nuevas redes sociales, en las que ell@s, son los reyes y reinas de su paraíso virtual.

Las redes sociales, son mucho más que Facebook, Twitter o Instagram, y hoy, Pinterest o Flickr, se posicionan como las favoritas entre las nuevas generaciones. Si quieres llegar a un público joven, has de tener presencia constante en estas redes, en las que la imagen, es la principal protagonista. Destacar, entre tanta competencia es difícil, y exige un trabajo constante. Siendo un canal de comunicación que no todos dominan, conviene que sea un profesional, un/a community manager, la persona responsable de su gestión, alguien capaz de definir la estrategia digital más acorde para cada empresa, capaz de comunicar los valores diferenciales de la misma. Un trabajo, que Publigar, empresa de publicidad en Albacete, desarrolla cada día, con la misma ilusión con la que nació, a fin de que sus clientes, consigan posicionarse en Internet, y alcanzar el éxito deseado.