Una estancia de lujo en un edificio barcelonés con carácter

Nunca pensé que me hospedaría un día en uno de los alojamientos turísticos de lujo del Mercer House Boria BCN, un edificio peculiar con mucho carácter situado en pleno barrio de El Born. Para quiénes no lo sabéis, se trata de un antiquísimo barrio medieval de mercaderes y artesanos de Barcelona ubicado a escasos metros de los distintos puntos de interés de la ciudad condal. Dicen –y lo pudimos comprobar mi marido y yo– que este barrio se ha convertido con el paso del tiempo en una de las zonas más cosmopolitas y modernas de la ciudad.

¡Nosotros disfrutamos un montón durante nuestra estancia y repetiríamos cada mes si ello fuese posible! La estancia fue un regalo que nos ofrecieron nuestros hijos para nuestro trigésimo quinto cumpleaños de boda. Y la verdad, es que la sorpresa fue sumamente grata. El edificio en cuestión es espectacular y consta de once grandes estancias de diseño muy luminosas. La oferta turística es amplia y variada. Pues, tenéis la posibilidad de elegir entre sus habitaciones dobles superiores, sus lofts, sus suites, sus suites superiores u optar por su gran suite. Nosotros tuvimos derecho a una suite superior de lo más agradable y diseñada con un gusto exquisito. ¡Nos encantó! Además, al encontrarse el edificio en el profundo poso histórico y cultural de Barcelona, pudimos visitar andando la Basílica de Santa María del Mar, el Museo Picasso, el mercado de Santa Caterina y comprar algunas cositas en las tiendas súper modernas y actuales de la zona, así como, dar un agradable y bonito paseo por las encantadoras y animadas calles de la ciudad catalana.

Hay tantas cosas por ver y hacer en Barcelona

Hay muchas cosas por ver y hacer en Barcelona. Como todo el mundo, Mario y yo la conocíamos a través de algún que otro reportaje que habíamos visto en la televisión o a través de algunas fotografías publicadas en unos libros y revistas, etc. Pero verla con tus propios ojos es verdaderamente una experiencia impresionante e inolvidable. Es una ciudad tan peculiar y tan diversa culturalmente hablando, que se te quedan los ojos como platos cuando la visitas por primera vez. Tiene tantas plazas preciosas por ver, como por ejemplo la de Sant Felip Neri, tantos edificios espectaculares como –por supuesto– La Sagrada Familia, o La Casa Batlló, La Pedrera y tantos otros más,  tantos parques preciosos como el del Güell, tantos lugares insólitos como El Pueblo Español, etc., que nombrar todas las bellezas de Barcelona en un solo post me sería sencillamente imposible. Y bueno… ni siquiera os he hablado todavía de sus ramblas y de sus playas, como la de La Barceloneta, que son lugares que también tienen su encanto y que nos gustaron muchísimo. En cuanto a la gastronomía catalana, pudimos saborear un increíble pan de payés con el cual se elabora uno de los platos más famosos de la ciudad condal: el Pam amb tomaquet, es decir una rebanada de pan untado con tomate, aceite y sal. ¡Una pura delicia! En cuanto a la paella parellada que probamos en uno de los pequeños y bonitos restaurantes típicos de por ahí, una paella de carne deshuesada y con marisco ya pelado, ¡ni os cuento! ¡Para chupetearse los dedos! Todo nos pareció fenomenal y se lo agradeceremos de por vida a nuestros queridos hijos. Fue un regalo de cumpleaños de boda de lo más acertado.

Por todas estas razonas, si queréis pasar una estancia agradable e inolvidable en Barcelona, personalmente os recomiendo sin pensármelo ni un solo segundo el Mercer House Boria BCN, un edificio peculiar con mucho carácter situado en pleno barrio histórico de El Born. Podréis elegir entre sus habitaciones dobles superiores, sus lofts, sus suites, sus suites superiores o su gran suite y os encantará. ¡Os lo prometo! ¡Es extraordinario!