Ser feliz con unos sencillos consejos

La sociedad no nos enseña a ser feliz, sino todo lo contrario, nos machaca una y otra vez para que mordamos el polvo. Muchas personas se levantan como si nada porque es algo que vemos en nuestros mayores. Pero no son pocas las personas que no aguantan más golpes y se rinden.

Esta situación es muy triste, porque ver a una persona con depresión es algo que debería rompernos el corazón, pues lo que se sufre por dentro es lo que más duele. No hay ser que más daño nos haga que uno mismo, y esto es algo que todo el mundo puede ver en su interior.

Pero siempre hay una oportunidad de salir del pozo en el que nos encontramos, porque la vida aprieta pero no ahoga. Una de las mejores maneras de volver a llevar una vida sana es con la ayuda de un psicólogo, porque saben como funciona el cerebro y son capaces de romper las estructuras mentales negativas. En este sentido, desde este blog te recomendamos a una psicóloga que ha recibido muchas referencias por parte de nuestros lectores. Hablamos de Marisa Hernández Torrijo, una psicóloga que dirige el gabinete Psicologo Zaragoza, dónde se realiza psicoterapia individual tanto en adultos como en adolescentes.

En cualquier caso, vamos a ofreceros unos consejos diferentes para que miremos la vida tal y como es y sin filtros.

Las claves para sonreir de nuevo

Disfruta de todo lo que más puedas. De esta manera podrás tener una vida más positiva. Aprecia los detalles, recuerda cuando eras un niño que sea asombraba de ver una mariposa, una estrella o una flor. Es bastante difícil en la actualidad disfrutar de algo cada día, porque hemos perdido esa capacidad para dejarnos sorprender por el mundo que nos rodea.

No te compares con los demás. Eres un ser único e irrepetible, con defectos, pero también con muchas virtudes. No tiene sentido que te fijes en el resto para evaluarte a ti mismo, esto creará tensión y malos pensamientos o sentimientos, innecesarios todos. Si te comparas con otra persona es porque no te aceptas o te quieres como eres. Puedes tomar un ejemplo de alguien que te inspire a mejorar, pero es preferible a que realices una “auto comparación”, es decir, cómo eras tú antes, hace algunos años y cómo deseas ser en el futuro. Puedes tener una vida más positiva si te alejas de esas comparaciones que tan solo minan tu autoestima y te hacen sentir mal

Una vida más positiva implica aprender cada día más. La educación es una forma de vivir más positivamente. Intenta leer un libro y terminarlo cada un mes o menos, porque te ayudará a mejorar en otros aspectos de la vida, y no sólo en lo que se refiere al conocimiento. Puede tratarse de cualquier tema, lo bueno es que permitirá que tu imaginación se desarrolle y tengas la capacidad de buscar buenas soluciones a casi cualquier problema que se te presente. No sólo los libros de auto ayuda son recomendables para mejorar, sino que puedes alimentar tu mente y dejar que esa información se “archive” hasta el momento que la necesites.

Para tener una vida más positiva, actúa de manera positiva Siempre mantén la confianza en ti y en lo que te ocurrirá, debes estar calmado, relajado, actúa como si la vida te sonriera a cada minuto. Ríete a carcajadas, no estés con “cara larga” todo el día, imprime en tu rostro una sonrisa y mantenla lo más que puedas. Verás que eso se transmitirá a las demás partes del cuerpo y también a las personas que te rodean. Empieza con este ejercicio por 30 segundos y obtendrás resultados inimaginables.

Vive el presente Uno de los errores que cometemos los seres humanos es estar o muy pendientes del pasado o muy preocupados por el futuro. Esto no es bueno. Lo que se hizo ayer, ya pasó y lo que sucederá mañana, es incierto. No dejes que tus pensamientos “viajen” entre el pasado y el futuro, sin mantenerse en el presente.

Puedes “aprovechar” las experiencias anteriores para mejorar y planificar lo que sigue para tener un objetivo en la vida. Pero no te olvides que el único tiempo que existe realmente es el ahora. No digas “cuando tenga tal cosa haré tal otra”, ni tampoco “recuerdo las épocas en las que”, porque eso no te permite avanzar ni disfrutar de lo que te ocurre hoy. Vive, disfruta, juega, comparte ahora, antes de que sea demasiado tarde.