La necesidad de una asesoría fiscal para una empresa

La línea entre meter la pata con Hacienda y hacerlo bien es muy delgada. No sabemos en qué casilla a la hora de realizar la declaración de la Renta podemos caer. Son muchos los requisitos que a una empresa se le requiere como para estar atento a todo. Por eso, es de vital importancia contar con una asesoría fiscal que nos pueda sacar las castañas del fuego con el fisco. Además, siempre ellos sabrán mejor que nadie los resquicios legales para poder ahorrarte unos euros en tus impuestos.

Asesoría fiscal, impuesto de sociedades como el IVA, IRPF, declaraciones de la renta, reducciones dependiendo de la Comunidad donde se esté registrando…son muchos los aspectos que hay que tener en cuenta.

Es importante que este tipo de profesionales cuenten con conocimientos amplios en contabilidad y en materia de impuestos, pues es importante que sepa identificar todas las deducciones y bonificaciones que existen en la normativa tributaria con el fin de reducir la carga tributaria de sus clientes así como llevar correctamente la contabilidad.  Por ejemplo, conocer las últimas modificaciones del Gobierno en la materia fiscal.

Actualmente en países como España no se pide ningún tipo de formación para realizar esta profesión aunque es aconsejable que el asesor fiscal sea una persona que tenga una formación relacionada con la contabilidad y las leyes, por ese motivo los economistas y abogados son las personas más propicias para llevar a cabo las funciones de un asesor fiscal.

  • Advertencia de las oportunidades y opciones para ahorrar impuestos
  • Liquidación trimestral del IVA, IGIC e IRPF
  • Declaración del Impuestos de Sociedades
  • Declaración del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF)
  • Estudiar la contabilidad y el Resultado contable para estudiar el factor oportunidad en la Ley al objeto de efectuar para su cliente un estudio pormenorizado de la empresa además de la aplicación de la normativa e vigor al efecto de obtener para su cliente el menor impacto tributario.

Funciones

Nos ponemos en contacto con la Asesoría Martín Laucirica para que nos cuenten cuáles son las principales funciones de una asesoría fiscal.

  • Analizar la realidad jurídico-tributaria para elegir las mejores soluciones a problemas determinados, tomando decisiones óptimas en los plazos establecidos.
  • Facilitar a los contribuyentes, bien sean personas físicas o jurídicas, un análisis detallado de la normativa tributaria y de la interpretación y actuación administrativa aplicable a la casuística concreta objeto del asesoramiento.
  • Contrastar y gestionar la información y el conocimiento en materia tributaria, a través del uso y manejo de bases de datos fiscales.
  • Representación ante tribunales. Cuando existen conflictos con entidades oficiales u otros organismos, la asesoría fiscal nombra a uno o varios expertos para representarnos ante ellas y acompañarnos durante las diligencias que sea necesario realizar. En España, la representación se realiza ante las entidades de Comunidades Autónomas o, más habitualmente, ante la oficina de Hacienda.

En los tiempos que corren, las empresas se tienen que abrir al exterior. No se puede tener la mirada solo en nuestra provincia. Por eso cuando la alternativa es la internacionalización y la búsqueda de mercados por fuera de las fronteras de nuestro país, la asesoría fiscal es un recurso que nos ayuda a conocer convenios, legislaciones o tratados existentes en el plano regional o mundial en lo que se refiere a las obligaciones fiscales o tributarias. Te imaginas que quieres exportar tu producto a China pero no sabes cómo es la legislación china. Quizás por este motivo, el negocio de tu vida se puede convertir en la ruina más grande.

Responsabilidad

Es importante destacar que si bien las consecuencias del incumplimiento de la normativa tributaria recaerían sobre la figura del contribuyente, el asesor fiscal va tener responsabilidad civil por los daños y perjuicios que le pudieran causar al cliente por un mal servicio. Hay muchos casos donde los asesores han tenido que responder por algún error, en casos a propósito, ante la ley.

Así pues, sea el tamaño que sea de tu empresa, es el momento de ponerte en manos de auténticos profesionales. Una asesoría fiscal te va a evitar muchos quebraderos de cabeza y te ahorrará mucho dinero. Deposita tu confianza en ella.