Eventos con niños

Celebrar cualquier evento en el que tengamos niños invitados no tiene por qué ser más difícil de organizar, pero sí que es verdad que necesita un poco de tiempo exclusivo dentro de la preparación, ya que se trata de personas con unas necesidades especiales y variadas. Son niños, por lo que van a necesitar moverse más que los adultos, y está en nuestra mano hacer que se diviertan, y con ello, que también pueden hacerlo sus padres.

En primer lugar, se puede dejar listo el tema menú y la decoración de su mesa, ya que es un tema en el que no afecta tanto la edad de los niños y el número de invitados confirmados. Si nos sale más de una mesa, con replicarla lo tenemos todo listo. Un bonito detalle sería preparar los centros de mesa con dulces. Podemos mantener el color del evento, pero proponer una decoración más informal para que no exista riesgo de romper algún objeto delicado y que, además, ocurra un accidente. En cuanto al menú, los niños no van a saber valorar los platos super elaborados, y muchos a penas los probarán. Un menú simple como nuggets con patatas fritas, pizza o pasta en porciones pequeñas son ideales para este tipo de ocasión. Si los niños pasan hambre se encontrarán incomodos y harán notar su malestar. Este tipo de menú que suele ser del agrado de todos, es una solución fácil para este problema.

Si tienes entre 5 y 10 niños lo ideal es prepararles en su misma mesa o en una cercana actividades con las que puedan entretenerse. Lápices de colores, hojas con motivos de la celebración, de los personajes de moda, máscaras, accesorios para disfrazarse…Según Lacasadelosdisfraces, existen multitud de productos que se venden especialmente en estas fiestas y que hacen que los más pequeños disfruten mucho de ellas.

Si tienes 10 niños confirmados o más, lo ideal es que contrates a una empresa que se dedique al entretenimiento infantil. Ahora hay muchas compañías que disponen de personal cualificado y formado para precisamente cuidar de los más pequeños y tenerlos entretenidos con multitud de actividades, como pintacaras, magia, talleres, juegos, etc. Harán las delicias de los peques y dejarán descansar y disfrutar a los padres. Tienen mucho éxito cuando hay un gran número de niños, porque a más niños, más diversión.

El superpoder de los animadores

Animar una fiesta es un arte, y aunque pensemos que solo se trata de unos niños, suele ser un público muy exigente.

Un animador infantil es una persona que está capacitada para hacer disfrutar a otras a través de gestos, expresiones o mímica. Según la RAE, además del que anima, le atribuye muchas otras funciones que conviene que el animador que contratemos posea. La animación infantil es una disciplina que se estudia para conseguir una serie de objetivos cuando vamos contratados a una fiesta. Muchos jóvenes que adoran a los más pequeños del hogar se hacen con los conocimientos y las técnicas precisas para que esto sea posible y nosotros disfrutemos del momento como los que más.

Si hay característica que destaca entre lo animadores es que son conocedores de multitud de juegos, y además saben adaptarlos a las edades de su público. La mayoría se dedica a amenizar fiestas de cumpleaños, comuniones, bodas…cualquier tipo de evento donde hay niños es bueno.

La planificación es importante en este tipo de trabajos y también tener cierto conocimiento del espacio en el que va a desarrollar la labor. Saber que esperan los organizadores del evento y adecuarte a ellos, también es necesario. No solo hay que cumplir con las expectativas de los niños. El que paga, manda.

El animador debe aprovechar cada una de sus habilidades, ya que cada quien posee aptitudes que pueden ser útiles cuando se está en cualquier evento, por ejemplo, saber hacer pintacaras, globoflexia, malabares, bailes o magia, todo es útil para entretener a los niños.

Cómo encontrarlos

La demanda de animadores infantiles ha crecido con el paso del tiempo. Hace unos años este tipo de personal se localizaba de manera freelance a través de los anuncios que ponían en periódicos o revistas. Con el paso de los años la tarea se convirtió en un estudio reglado y hoy se considera una profesión más de todas las que hay.

Como siempre internet es un buen recurso donde podemos informarnos y comparar. Los animadores pueden ofrecer sus servicios por cuenta propia o a través de una agencia. Dependiendo del modelo de trabajo que queramos con ellos o el tipo de fiesta al que lo vayamos a llevar, será mejor que nos pongamos en contacto con uno u otro formato. En el primer caso todo es mucho más libre pero también tenemos que tener cuidado con la profesionalidad del individuo. En este caso también será importante poder contrastar referencias de primera mano, ya que algunos eventos, como por ejemplo las bodas, son únicos y todo tiene que salir perfecto.