Bienvenidos a la lavandería del futuro

Su llegada a las casas fue uno de los inventos más revolucionarios que se recuerda. Un aparato que era capaz de lavar la ropa con unos polvos mágicos. Luego la sacabas, se secaba y ira el momento de planchar. Atrás quedaba tenerlo que lavar en el lavabo o si vamos más allá, en el río. La primera patente fue concedida en Inglaterra en 1691 en la categoría de Washing and Wringing Machines (Máquinas de lavar y escurrir). En 1782, Henry Sidgier obtiene una patente británica para una lavadora con tambor giratorio, y en 1862, Richard Lansdale exhibe su «lavadora giratoria compacta « patentada en la Exposición Universal de Londres.

Como puedes ver, ya ha llovido. Por eso, ahora lo de poner la lavadora en casa está pasado de moda. Por varios motivos, pierdes más tiempo y gastas más dinero en luz. Ahora lo que se lleva es acudir a lugares como Wash Up que son lavanderías de autoservicio, donde ahorrar dinero, fuerzas  y tiempo. Es  la lavandería del futuro. Los equipos de sus lavanderías de autoservicio cuentan con tecnología de vanguardia que logra un considerable ahorro energético y garantiza el máximo cuidado de tus prendas.

Ahorro agua

La razón es que las lavadoras de casa, las convencionales, cuentan con un tambor que es incapaz de retener agua en su interior, permitiéndole salir a través de los mismos durante el giro. Este efecto obliga a tener que utilizar una gran cantidad de agua, llegando a necesitar hasta el doble de la requerida. Claro, luego la factura del agua y de la energía es cara.

El nuevo tambor gira a pocas revoluciones, las prendas reposan sobre el mismo, tapando las microperforaciones del tambor e impidiendo que éstos pierdan demasiada agua. De este modo reduce a la mínima expresión la cantidad de agua necesaria para realizar un lavado de alta calidad al tiempo que optimiza la utilización de recursos naturales y garantizando máximo respeto medioambiental. Y es que es otro aspecto que hay tener en cuenta, ya que la mentalidad ecológica nunca hay que perderla.

Secar y planchar

Posteriormente llega el turno del secado. También más seguro, más económico y ultrarápido. Tus prendas secas, suaves y esponjosas en tiempo record gracias a las secadoras de estas lavanderías de autoservicio. Te ofrece secadoras tamaño XXL, en las que gracias a sus tambores de acero inox conseguirás un acabado y nivel de suavidad en tus prendas que en la mayoría de los casos sirve para plegar y guardar. Vamos que se olvido ese martirio de tener que planchar, que en muchas parejas jóvenes es la causa de muchas riñas y futuros divorcios. Y si no, que se lo pregunten a mi pareja, que por plancharme la ropa (en especial las camisas) ya se cree que tiene derecho a todo.

Y si piensas que en esto se tarda mucho tiempo, solo tienes que comprobarlo, porque en menos de media hora vas a tener la colada hecha. Como puedes comprobar lavar tu ropa nunca fue tan sencillo y rápido como en estas franquicias de lavandería autoservicio: elige tu programa, pulsa start y a disfrutar de tu tiempo libre. Es el fututo de la lavandería.