La renovación de mi negocio

Siempre he sido muy cabezón y desde hace tiempo pensaba que mi pub no terminaba de funcionar. Cuando lo monté era un sueño tener mi propio local de heavy, la música que me gustaba, bebida barata y buen sonido. Durante los primeros años me dio resultado, pero de unos años a esta parte poco a poco fue cayendo el número de gente que venía. Los jóvencitos comenzaban a ser padres y los jóvenes que llegaban tiraban para otros estilos musicales.

Al estar en una ciudad pequeña como la mía es complicado encontrar relevo, por lo que pensé que lo mejor era dar un aire nuevo al local, sin decir adios del todo al heavy, pero metiendo más rock alternativo e incluso música electrónica de calidad.

La necesidad de acondicionarlo

Todo no iba a ser la música, el local necesitaba un acondicionamiento de urgencia que lo hiciera más elegante, ya que, culpa mía lo fui dejando durante años y ahora parecía más un garaje que un pub.

Mi buen amigo Nacho que me dice las verdades me dijo que había que hacer una renovación a conciencia de todo el local, por lo que me llené de razones y procedí a darle una nueva cara. El cambio llegó incluso a las barras y al menaje.

En cuanto a los vasos, copas para cócteles y para combinados optamos por gionapremiumglass.com. Me habían hablado muy bien de esta marca y después de ver su web, me animé. Contaban con un catálogo muy bonito e incluso hablé con ellos para ver si podían realizar algo personalizado para mí.

La verdad que quedé muy contento con el trato con ellos. Mucha variedad e incluso una copa que estaba diseñada especialmente para Gin Tonic. Lo cierto es que cuando me trajeron todos los vasos aluciné realmente con la calidad del cristalino, que estaba claro que era de resistencia.

Me puse a hacer cuentas y es cierto que subían algo el precio, pero la calidad se notaba y mucho. Estaba cansado de comprar vasos malos baratos por ahorrar y así me ha pasado, que tenía que cambiar cada dos por tres de vasos.

Esta vez quería hacerlo todo bien y que diésemos un salto cualitativo. Para ello me gasté lo que tenía y lo que no en mejorar mi local. Ahora, 8 meses después, puedo decir que fue todo un acierto. Ver ahora como los chavales tienen a mi local como un fijo en su ruta nocturna me llena de alegría y también ha servido para mejorar las cuentas, que los autónomos sudamos sangre, sudor y lágrimas.

Además de todo esto, me atreví con las mejores bebidas del mercado. Quería que el garito de verdad tuviera bebida buena, nada de medianías y eso se consigue asumiendo riesgos, ya que, en este país, como en todos, la calidad se paga.

Al final si das a la gente, terminas recibiendo y creo que esta ha sido la clave del éxito de mi negocio. Así que ya sabéis, si váis a montar algo no apostéis a medias, hacedlo por completo.