Qué hacer ante un accidente de tráfico

Ojalá no os pase nunca porque es muy desagradable y doloroso. Pero cuando llega hay que saber defenderse y actuar para que nadie os coma el terreno. Os voy a contar lo que me ocurrió hace ya unos meses cuando volviendo de trabajar fui atropellada por un coche. Según el artista yo fui la que me metí dentro de la carretera, según mi versión, él no respetó un paso de peatones y me atropelló sin compasión. Pues bien, después de llamar a la Policía y de recoger todos los datos, como era lógico, todo acabó en un juzgado.

Por eso, cuando me preguntan qué hacer en caso de un accidente de tráfico, lo tengo muy claro, lo primero que tienes que hacer es ponerte en manos de profesionales que sepan de qué va todo esto. Y es que yo pensaba en la buena voluntad de las personas, pero está claro que no se puede pensar así. Así que decidí llamar a TFS. En este despacho de abogados de Santander, lo primero que me dijeron es que tenía derecho a ser indemnizada por las lesiones que sufre, tanto por los días de baja médica como por las secuelas que me dejaron. Salvo, en principio, que exista culpa exclusiva de la víctima, pero se pudo demostrar que no.

Así que me puse en contacto con ellos y es lo que debería hacer mucha gente que ha sufrido un accidente, porque casi siempre no sabe qué indemnización le corresponde y cómo funciona el procedimiento de reclamación. Es importante conocer el derecho que asiste a los lesionados y la forma de actuar bien ante las compañías aseguradoras, o bien en sede judicial. Además hay que saber diferenciar entre un accidente de trabajo y una enfermedad para pedir indemnización.

Recopilación de papeles

Por ejemplo en mi caso, como soy periodista autónomo pude demostrar que la avería que me produjo el accidente me dejó sin trabajar durante dos meses. Presenté las facturas de lo que yo ganaba en anteriores ocasiones, y el juez lo aceptó para pedir una indemnización a la otra parte. Además, me ha dejado la rodilla bastante maltrecha, así que estoy teniendo unas secuelas que también me tendrán que pagar. Una indemnización que me ha venido muy bien porque he tenido que hacer frente a varios pagos, por ejemplo de médicos privados. Y algún que otro viaje a clínicas de fisioterapia porque mi cuerpo no es el mismo desde ese día.

Profesionales

Lo que tengo claro es que si no hubiera sido por ponerme en contacto con esta asesoría en Santander, seguramente que tanto mi seguro como la otra parte me hubieran engañado y no hubiera sacado estos rendimientos. Incluso mucha gente cae en depresión por culpa de esta situación.

Además aprovecho para pedir que los conductores tengan mucho más cuidado cuando pasan por pasos de peatones, porque no es la primera vez que ocurre. Curiosamente, dos días después de mí atropello, casi en la misma zona, una moto pilló a un niño que estaba jugando con el balón. Afortunadamente ambos están fuera de peligro. Pero ya te digo que hay que tener mucho ojo en estos aspectos.