Tatuajes temporales, ¿sustituirán a los de toda la vida?

Millones de personas en el mundo, llevan un tatuaje, pero, muchas, lo hacen con resignación. Y es que, con el paso de los años, ese diseño que, antes nos parecía tan chulo, ahora se nos antoja una horterada monumental. Y claro, el tattoo es para siempre. De hecho, los tatuadores y tatuadoras, se dedican más a tapar o a eliminar tattoos, que a crearlos.

Así que, ahora, much@s profesionales del mundo del tattoo, están empezando a hacer tatuajes temporales, con aerógrafo. Esta técnica, es similar a la aplicación, mediante spray en la realización de grafitis. Un aerógrafo es un instrumento que pulveriza una fina capa de pintura en superficies, más bien pequeñas, y suele emplearse en el mundo del arte y el sector de la industria.  La empresa Mercurydos, fabricante de instalaciones para el tratamiento de pintura y superficies, los tiene. Aquí, disponen de aerógrafos con diversas aplicaciones, destacando su uso en artes plásticas, maquetas, decoración textil, fotografía, repostería, maquillaje, restauración, body paint, grafitis, tatuajes… Esta empresa, con cobertura en todo el territorio nacional e internacional, está interesada por los avances tecnológicos y la investigación, lo que le permite responder a las demandas de un mercado en constante evolución y cada vez más exigente.

La diferencia entre un tatuaje temporal y uno tradicional, está en que, para el primero, se pulveriza una capa de pintura sobre la piel, mientras que para hacer el segundo, hay que inyectar la tinta sobre la piel.

Así que, si eres de l@s que se cansan pronto, prueba primero con uno de estos tatuajes temporales, y después, con el tiempo, verás si estás preparad@ para hacerte uno de verdad. Otra opción, es hacerte uno de Henna, en muy poquito tiempo, desaparecen.

Estoy hart@ de mi tatoo

Los principales estudios de tattoos, nos confiesan que la mayoría de las personas, llegan a taparse tatuajes, o incluso a eliminarlos del todo.

Pero es que además, taparse un tatuaje, o cover up, es más caro que hacerse uno nuevo. Y es que el trabajo también es más complicado, ya que es necesario hacer un nuevo dibujo sobre el antiguo, que lo cubra. Una tarea que requiere mucha creatividad, imaginación y sobre todo, mucha experiencia. Lo que suelen hacer estos profesionales, es acentuar las líneas del nuevo tatoo, y definir bien los puntos de luz y sombra, y de esta forma, el tattoo antiguo, se matiza.

Otra opción, es la eliminación, y afortunadamente, hoy, podemos disponer de las mejores técnicas de última generación para la eliminación de tatuajes con láser en la clínica de medicina estética Dra. Rosa Bonal, recibe casi a diario, en Salamanca y Ciudad Real,  la visita de personas con deseos de que sus horribles tatuajes desaparezcan para siempre, y nos cuenta el proceso mediante el cual, los tatuajes llegan a desaparecer. En sus centros de estética disponen de láser Q/switch Fotona de última generación para la eliminación de tatuajes. Tras varias sesiones, separadas estas con un mínimo de un mes y que oscila entre 6 y 10 el tatuaje se elimina definitivamente. El número de las sesiones dependerá de varios factores, como son el tipo de pigmentación, su profundidad o la antigüedad del tatuaje. El tamaño del tattoo condicionará la duración de cada una de las sesiones. Una vez terminado el total de sesiones necesarias para que el tatuaje desaparezca completamente, el o la paciente deberá realizar una serie de cuidados en su casa consistentes en la aplicación de crema antibiótica y antiinflamatoria y crema con protección solar.

Es que, realmente existen tatuajes horribles, tipo, la cara de tu novia, los dragones enroscados, el nombre de tu novio, un capullito de rosa, el símbolo, de la fertilidad,  palabras en sánscrito, o tu nombre en chino, que al final resulta que pone sopa, o algo peor.

Eliminar tattoos. Algunas aclaraciones

No siempre es posible eliminar completamente un tatuaje, ya que su eficacia varía en función de la piel, los pigmentos utilizados, la profundidad o la antigüedad del tattoo.

Durante el tratamiento, y al menos, un mes después de la última sesión, no debe exponerse la piel al sol, y tras la última sesión de láser, tendrá que pasar, al menos, un mes, para volver a exponerla.

Debido al láser, la piel queda sensible y delicada, por lo que es necesario aplicar crema hidratante a diario.

Es necesario aplicar anestesia 30 minutos antes de cada sesión, ya que es una técnica dolorosa. Y una vez que finalizado, el tratamiento continúa en casa, con la aplicación de cremas antibióticas y antinflamatorias.