Cómo preparar la mejor fiesta de Navidad

Estamos en plena campaña de Navidad, los establecimientos comerciales intentan acaparar nuestra atención con sus coloridos y atractivos escaparates y en nuestra familia ya estamos pensando en lo mucho que disfrutaremos todos juntos las fiestas navideñas. Nuestro sistema es que cada año uno de nosotros organice la cena, y sí adivinasteis, esta vez me corresponde a mí actuar de anfitriona. Barajando varias opciones, como soy mala cocinera, me decidí tras a contratar los servicios de la empresa Mag Catering.

Y es que al final el tema de la comida o la cena de Navidad es lo que más nos preocupa a quienes debemos organizarla. En este caso yo no tendré problema, se trata de una compañía con más de 12 años de experiencia en el sector del catering en Tenerife, mi isla, donde han querido unir a grandes profesionales con experiencia y pasión por el mundo de la restauración y los eventos, tanto particulares como de empresas, con el único propósito de que la persona anfitriona disfrute de su celebración y que solamente tenga que preocuparse de atender a sus invitados. La filosofía de esta empresa se basa en tres pilares muy importantes, como son: un producto de exquisita calidad, un excelente servicio personalizado y la máxima atención y cuidado de los pequeños detalles, además de estar orgullosos por ser parte y colaborar destinando una parte de los beneficios de la empresa a la ONG Aldeas Infantiles, y al proyecto Pichón Trail Project en su lucha contra la esclerosis múltiple y su apoyo a quienes la sufren.

Aunque de la preparación de la cena gracias al excelente buen hacer de Mag Catering puedo despreocuparme, no ocurre lo mismo con la presentación de la mesa y con la decoración del comedor o de la casa. Para ello he realizado una pequeña lista de algunos de los detalles a tener en cuenta que espero que os sirva de guía a vosotros.

Tenemos que tener la mesa muy presente, ya que es donde vamos a pasar la mayor parte de la noche, es el centro de la reunión y el lugar al que debemos prestar mayor atención. Tendremos previsto el número de comensales que se reunirán en torno a ella para que cada cual tenga su asiento y su espacio. El mantel en estas fechas suele estar decorado con dibujos y colores navideños como el rojo, el verde, sumándose en los últimos años dorados y plateados. En estas fechas siempre es emotivo cenar con esa vajilla o cristalería especial, como pueden ser las de herencia. Es importante recordar que el centro de mesa, si bien no debe faltar, debe tener unas medidas que no entorpezca la visión de unos comensales con los que se sientan enfrente, por lo que no debe ser muy voluminoso ni muy alto.

Podemos también amenizar la cena con música navideña. Es una idea excelente para tener entretenidos a los más pequeños y creará ambiente. Juntos podremos cantar los villancicos más populares, lo que dará un buen pie para alegrar la cena y generar unas buenas carcajadas.

El árbol y el belén no pueden faltar

Colocar un árbol de Navidad decorado o un belén es un must. Son los dos símbolos más representativos de esta celebración, si bien en los últimos tiempos, ya sea por las dimensiones de las viviendas o por comodidad, también colocar velas en diversos lugares o guirnaldas con luces led para iluminar rincones da un toque cálido a nuestro hogar y crea un ambiente festivo al instante.

A pie del árbol de navidad podemos dejar nuestros regalos, que no tienen por qué ser caros, basta con ser original y pensar en los gustos de cada invitado para tener con ellos un pequeño detalle personalizado.

Así, ya solo nos queda disfrutar de nuestra cena en la mejor compañía.