La seguridad, clave fundamental a la hora de realizar trabajos de reformas

Cuando nos disponemos a realizar algún tipo de trabajo de construcción o de reforma, debemos tener en cuenta algo obvio, que estamos en una zona de obras, y, por tanto, tendremos que cumplir la normativa de prevención de riesgos laborales, pero no solo la parte que nos parezca cómoda, sino que hay que hacerlo en su totalidad. Esto lo decimos, porque sobretodo en verano, los obreros que trabajan a nivel de suelo no suelen poner el casco porque les da calor, sin embargo, en ningún momento estás libre de sufrir algún tipo de peligro, es por ello, que la normativa está para cumplirla y en toda la obra se debe usar casco, sea quien sea o trabaje donde trabaje.

En los últimos años, todos nos hemos ido concienciando de los peligros que suponen las construcciones y las reformas y ya nadie se plantea ni de casualidad imágenes como las que todos tenemos en mente de los rascacielos de Manhattan y los trabajadores comiendo el bocadillo sobre una viga a cientos de metros de altura. Eso, hoy en día, es implanteable porque las sanciones a las que nos podemos exponer son muy elevadas.

Recientemente en Madrid se derrumbó un edificio en la zona de Chamberí en el que fallecieron dos de los operarios que allí trabajaban y los especialistas que están investigando las causas de este colapso barajan el vaciado de los tabiques internos y la acumulación de escombros como posibles causantes del colapso tras ceder las vigas metálicas. Es por ello por lo que, aunque en este caso tengamos que lamentar el fallecimiento de dos personas, lo cierto es que, de no ser por las medidas de seguridad, podrían haber sido más. Además, en los últimos años, y gracias a la concienciación generalizada, cada año tenemos que lamentar menos fallecidos y, en general, menos accidentes laborales gracias a los avances tecnológicos y a que la gente ya se está mentalizando de los peligros.

Lo cierto es que en la actualidad existen diferentes empresas que nos hacen más fácil que cumplamos todos los requisitos de seguridad puesto que nos ofrecen precios competitivos en las medidas de seguridad e incluso, algunas de ellas, nos ofrecen formación, unas clases teóricas y prácticas que para nuestros empleados pueden venir muy bien y en la que le podemos explicar como actuar en caso de emergencia, como ponerse cada uno de los elementos de seguridad y por supuesto, cual es el más adecuado para cada caso. Además, esta formación también nos recalca la normativa de prevención de riesgos laborales, así como las sanciones a las que nos exponemos si no la cumplimos, tanto por parte del trabajador como por parte del empresario.

Shertec es una de estas empresas que integran todos los servicios de los que os hablamos, ya que, por una parte, en su web podemos encontrar las últimas novedades en lo que a equipamiento de seguridad se refiere, desde líneas de vida hasta escaleras de acceso, pasando por barandillas, redes de seguridad, inspecciones para conocer los posibles riesgos, mantenimiento de los equipos y por supuesto o equipamiento para rescates. Mientras que, por otra banda, tenemos la formación, tan esencial para todos nuestros empleados y para nosotros mismos como empleadores que debemos de garantizar la seguridad y minimizar al máximo todos los riesgos que pueda haber en nuestra empresa.

Los equipos de protección individual, otra de las claves de la seguridad

Desde el año 1986 existe en la Unión Europea una Directiva, concretamente la 89/686/CEE, que fue aprobada en su Consejo de Gobierno del día 30 de noviembre de 1989 sobre las medidas de seguridad. Esta establece como os decimos, las disposiciones mínimas de salud y seguridad que han de tener los trabajadores a la hora de desempeñar sus quehaceres en lo que respecta a equipos de protección individual.

Si nos ceñimos a lo que marca la Directiva, entendemos que un equipo de protección individual, al que comúnmente conocemos como EPI es cualquier equipo diseñado para ser utilizado o sujetado por cualquier trabajador con el fin único de que le proteja de al menos un riesgo que pueda amenazar durante el desempeño de su trabajo, su salud o su seguridad. A mayores, también incluye cualquier complemento o accesorio que sirva para garantizar una mayor seguridad.