Comprar o alquilar una impresora para nuestra empresa

A menudo nos surgen muchas dudas, bien sea si somos nuevos empresarios o por la contra ya tenemos experiencia en el sector mercantil, las incertidumbres nos vienen dadas por diversos motivos, a veces por cuestiones que tenemos previstas mientras que, en otros casos, no es así. En esta publicación queremos poneros un poco de luz en una de las situaciones más comunes que nos suceden habitualmente, por ello con la ayuda de expertos en la materia como son Msiete os desgranaremos la realidad existente a la hora de decidirnos si compramos una impresora industrial o la alquilamos.

A la hora de conseguir una impresora industrial para nuestra compañía, existen diferentes formas de tenerla, desde el renting de la misma hasta la compra o alquiler de ella. Antes de comenzar a desgranar la realidad de la venta o alquiler, debemos tener en cuenta que no existe ninguna regla general por la cual podamos determinar si para nosotros es mejor alquilar un equipo multifunción o por la contra es mejor comprarlo, es por este motivo que a continuación vamos a mostraros las principales ventajas e inconvenientes para que vosotros toméis vuestra propia decisión en consecuencia.

Si nos decantamos por el alquiler del equipo tenemos como una de las ventajas principales que nos evitamos el desembolso inicial que deberíamos de pagar en el caso de comprarla. Además de evitar ese gran pago, también podemos tener a favor que no nos haríamos cargo de ninguna de las averías que pudieran surgir con el uso normal de la fotocopiadora, eso sí, partimos de la base de que pagamos mes a mes por ella, gasto que, si nuestra opción es la de la compra, no tendremos. Como acabamos de mencionar, el servicio técnico que incluyen la mayoría de las compañías que nos alquilan fotocopiadoras incluyen en la cuota mensual un pago por disfrutar de ella correctamente en cualquier momento, es por ello que este modelo se está imponiendo respecto a la venta. Alquilando tenemos también la ventaja de contar con la vanguardia tecnológica y es que, en unos tiempos tan cambiantes, disponer de la última novedad es la mejor opción para llevar a cabo el trabajo más cómodamente, bien sea imprimir como escanear o enviar como pdf. Otro punto a favor del alquiler y con el que cerramos este punto es el de la flexibilidad de producto ya que, si con el transcurso del tiempo necesitamos un modelo superior o inferior, tan solo tendremos que solicitarlo y como es lógico, pagar más o menos por él.

Del alquiler pasamos a la compra de los equipos multifunción y es que lo que en el arrendamiento es una de las principales ventajas, aquí es un gran inconveniente y es el que comprar una fotocopiadora nos implica estar al tanto de las posibles averías que le puedan surgir y hacernos cargos del mantenimiento que necesite para su correcto funcionamiento, además, debemos tener en cuenta los plazos de la garantía. Otra de las desventajas es la elevada aportación inicial que debemos de realizar para hacernos con una multifunción y la incertidumbre de no saber cuál es la opción correcta que comprar, más o menos profesional, ya que quizá no sepamos cual va a ser el volumen de trabajo de la misma. Por estos motivos que os señalamos debemos tener en cuenta que comprarla es algo que tenemos que valorar muy bien puesto que requiere un gran desembolso que nos implicará no solo en el presente, sino que como es un elemento para varios años, nuestra decisión tendrá que valorar nuestras necesidades futuras.

Comprar impresoras de segunda mano, otra de las opciones existentes

Este mercado surge de aquellas empresas que en un momento dado decidieron comprar equipos multifunción, pero en la actualidad ya no cubren sus necesidades diarias por lo que las ponen a la venta, momento en el cual podemos aprovechar la oportunidad para adquirirlas sin tener que hacer un desembolso tan grande ya que son muchas las compañías que ponen estos dispositivos a la venta en la actualidad. Esta opción, aunque en crecimiento, no es la más habitual y supone una alternativa a la compra, alquiler o renting de fotocopiadoras.