Los servicios son un conjunto de actividades que buscan cubrir las necesidades de un cliente, vengan estos de un servicio público o privado.

Los ámbitos que cubre este sector son muy variados (electricidad, agua, higiene, comunicación y sistemas de información, logística, educación, sanidad, asistencia social y un largo etcétera).

Se trata de un bien no material, y en cambio el más preciado de todos, pues aparejado a la obtención o disfrute del servicio prestado se consigue algo mucho más valorado: el ahorro de tiempo. Si cada uno de nosotros tuviese que encargarse de conseguir su propia agua, luz, educación, hostelería, transporte y asistencia de todo tipo, nuestras vidas serían muy distintas a como las conocemos.

En el intrincado orden social hemos establecido este sector económico, que es en realidad el que sustenta nuestra cómoda calidad de vida.

Este sector terciario de la industria se caracteriza por su condición de intangible (los servicios no son medibles, inventariables ni se pueden probar antes de ser consumidos), heterogéneo (incluso dentro de un mismo tipo de servicio, nunca se ofrecerán dos idénticamente iguales), inseparable (de su producción), perecedero (no se pueden almacenar) y sin dueño (el consumidor puede disfrutar del servicio en un determinado momento, pero no apropiarse de él; solo forma parte de la experiencia vivida del cliente).

Los principios básicos de un servicio (y en los que nos vamos a basar en Time Savers) son: la actitud de servicio (como actividad honorable), la satisfacción del usuario y su carácter transitorio e inmediato (que requiere una actitud positiva). Además, esta actividad se encuentra sustentada sobre unas normas éticas, y en la que el servidor ha de sentirse satisfecho dentro de la empresa para servir a gusto a los clientes, en una distribución jerárquica lo más democrática posible.

Los servicios mostrados en Time Savers habrán sido previamente analizados, asegurándonos de que cumple con los que consideramos los principios de un buen servicios al cliente: hacer de la calidad una costumbre, especificar los productos y servicios ofertados, consensuados con empleados, proovedores y clientes, anticiparse a las necesidades de este, preguntar lo que desea y proporcionárselo, alentarlo a criticar el servicio, dar libertad a los empleados para atender a los clientes (por ejemplo, ante sus quejas), prometer menos y cumplir más (el cliente no vuelve a un servicio que incumple lo pactado), mostrar respeto y atención a todas las personas, reconocer o incentivar el esfuerzo de los empleados (lo que se conoce como ‘cultura de calidad’), investigar a la competencia que realiza mejores servicios con el objetivo de aprender y no hacer nunca esperar al cliente.

En Time Savers  queremos ofrecerte los mejores servicios, satisfactorios, eficientes y con un trato inmejorable, poniendo la nota dominante en el ahorro de tiempo que todos estos servicios supondrán en tu día a día.

Deja un comentario